Campaña evolutiva: Expedición del Conde Ghinduen

Foro sobre el juego de "Fantasía" de Mantic
User avatar
Nolferek
Atalayo de Pro
Posts: 4061
Joined: Tue Mar 27, 2018 10:42 am

Campaña evolutiva: Expedición del Conde Ghinduen

Postby Nolferek » Sun Mar 19, 2017 8:24 pm

El viento se cebaba en la cara del joven Conde mientras su nave, el Esperanza Aventurera surcaba el océano central. Las gotas de agua de mar salpicaban su cara y su largo cabello suelto le golpeaba en ocasiones como un látigo por los vaivenes del mástil mecido por las mareas.

Ahora mismo subido en la cofa del vigía tenía prácticamente todas sus esperanzas y su patrimonio literalmente bajo sus pies. Había invertido todos sus ahorros y cobrado todos sus favores (y aquellos favores que la reputación de su padre le habían permitido cobrar) en aquella expedición.

De su familia había heredado apellido y una respetable fortaleza en un punto estratégico pero poco más. La muerte prematura de su padre en extrañas circunstancias y que él mismo era un bebé en aquel momento había supuesto que todas las tierras de la familia se diesen como prebendas para su gestión a otras familias nobles ante el vacío de poder. Familias que obviamente, habían hecho todo lo posible para retener esos bienes cuando él había llegado a la mayoría de edad. Al fin y al cabo la corte élfica era compleja y el prestigio de linajes pasados si no era mantenido se olvidaba rápidamente. A pesar de todo los menguantes fondos y el prestigio pasado de la familia le habían permitido una formación militar en la mejor academia del país e instruirse con algunos de los mejores maestros de armas. La avanzada edad que podían alcanzar los elfos en plenitud de sus facultades físicas significaba que algunos de los mejores hombres que en su día habían servido a su padre hoy en día seguían sirviendo bajo la misma lealtad, bajo el mismo escudo de armas: los silenciosos guardias de élite de la torre de homenaje de la fortaleza; los cinco caballeros de la guardia personal de su padre; y los propios infantes de marina de guerra de su único navío. Si aquella expedición fallaba… no dispondría de más fondos para mantener su fortaleza ancestral.

- Allí, mi señor… ¡¡mire!! - El vigía, apretado a su lado en la cofa le señaló el punto donde en el horizonte se asomaba la isla que los exploradores habían indicado al rey y que había iniciado una carrera de todas las naciones para colonizar. Carrera que el joven ambicioso había aprovechado como una arriesgada oportunidad.

- Lo veo – el joven conde sonrió – Toca el cuerno. Todos a sus puestos.

Ante él aparecía la oportunidad de la familia Ghinduen de reconstruir su legado y riquezas.

EXPEDICION DEL CONDE GHINDUEN

500 puntos. Elfos (Bueno)

Elven Prince Lohad Ghinduen Hero (Inf)
Unit Size Sp Me Ra De At Ne Pts
Options (1) 9 3+ - 5+ 3 11/13 60
- Mount on a horse, increasing Speed to 9 and changing to Hero (Cav) 15
- Sabre-Toothed Pussycat 10

Palace Guard Infantry
Unit Size Sp Me Ra De At Ne Pts
OptionsTroop(10)
6 3+ - 4+ 10 11/13 105

Therennian Sea Guard Infantry
Unit Size Sp Me Ra De At Ne Pts
OptionsRegiment(20)
6 4+ 5+ 4+ 12 14/16 170

Stormwind Cavalry Cavalry
Unit Size Sp Me Ra De At Ne Pts
OptionsTroop(5)
9 3+ - 5+ 8 11/13 140

User avatar
Nolferek
Atalayo de Pro
Posts: 4061
Joined: Tue Mar 27, 2018 10:42 am

Re: Campaña evolutiva: Expedición del Conde Ghinduen

Postby Nolferek » Sun Apr 02, 2017 5:05 pm

- ¡Alto el fuego! – La orden se transmitió con gran velocidad y ni siquiera hizo falta que gritase.

Desde su corcel, Lohad Ghinduen tenía al alcance a todas sus tropas. Junto a él a su izquierda la guardia del mar con su formación mixta aguardaba inquieta y expectante. Ahora mismo los lanceros miraban de frente al enemigo mientras los arqueros estaban prestos con otra flecha en la mano, aguardando una nueva orden. Más allá, la guardia del castillo trataba de reposicionarse en el frente en una posición mejor mientras que a su derecha inmediata, la caballería se recolocaba para una eventual carga al enemigo que tenían delante…

Encontrarse a los ogros le había sorprendido. No los había visto venir y entonces, todo había ocurrido muy rápido. Había empezado una loca marcha rápida a ciegas y casi al mismo tiempo un explorador elfo había aparecido de entre la espesura y les había saludado alegremente de forma inocente. El escudo de armas de su pecho le era conocido aunque se le escabullía de los recuerdos como un vago sueño. Recordaba el rápido diálogo que había intercambiado con él.

- ¡Bienhallado mi señor! Desconocía que ya llegaban refuerzos de Elvenhome.

- ¡Explorador! – Dando un tirón a sus riendas, Lohad retorció a su caballo para detenerse y Rhiva, su felino dientes de sable que marchaba a su lado se puso en guardia - ¿de dónde salís?

- Reconozco el terreno para una ruta de suministro, mi señor. Si me seguís os llevaré ante…

- ¡¡No hay tiempo, patán!! ¿ves esa columna de humo? Hemos visto carros de guerra ogros a lo lejos. Creo que buscan lo mismo que nosotros, hemos visto desde nuestro barco una colina cerca de la costa donde establecer nuestro campamento. ¿La has visto tú?

- Eh, mi señor… sí he visto esa colina. Creo que no van por buena dirección. Está más lejos, hacia allá. Si quiere llegar allí antes que ellos, acorte por aquella arboleda…

Gracias a él habían podido llegar… justo después de los ogros. Por lo menos habían impedido que se atrincheraran en una posición elevada. Los carros habían llegado primero, seguidos de un caudillo ogro y tres enormes bersérkers. Las tropas de Ghinduen respondieron a los gritos desafiantes de los aurigas con andanadas de flechas.

El joven conde valoró rápidamente la situación. No disponía de flechas suficientes para mantener el acoso indefinidamente o debilitar a los ogros lo suficiente. Tras dos andanadas no había caído un solo ogro, es más, parecía que aquello les enfervorizaba. La situación le parecía precaria como para entrar en combate abierto nada más llegar a la isla. Por otra parte, acababa de enterarse de que andaba algo…escaso de información. Hasta donde él sabía eran la única expedición de elfos en aquella isla. Finalmente Lohad convocó al capitán de la Guardia del mar.

- Korverus, manda a uno de tus hombres con bandera blanca a esos ogros. Quiero parlamentar con su líder. Todavía no han muerto ni ogros ni elfos, si los dioses nos dan su sabiduría quizá podamos pactar con ellos.

Podría ser peor, pensó. Podrían ser bestias fanáticas sedientas de sangre como los orcos. O algo peor.

User avatar
Nolferek
Atalayo de Pro
Posts: 4061
Joined: Tue Mar 27, 2018 10:42 am

Re: Campaña evolutiva: Expedición del Conde Ghinduen

Postby Nolferek » Sun Apr 02, 2017 6:35 pm

Tres días después en la tienda de mando del Conde, los capitanes se reunieron para evaluar la situación. Cuando Korverus, capitán de los infantes de marina de la Guardia del Mar entró en la estancia comenzó la reunión.

- Korverus, tú primero. Danos noticias del barco. – Indicó Lohad –

- He vuelto con una escuadra a retomar contacto. He hablado con el capitán Draeltes. Ellos también han tomado contacto con exploradores de otra expedición élfica. Creyeron que eran aliados y de hecho, les ayudaron a descargar suministros a la playa. El problema es que luego han cogido esos suministros y se los han llevado. También recibieron orden del mando de la otra expedición de volver a Elvenhome, en teoría para llevar a nuestros heridos, pero dado que no hemos tenido ninguno Draeltes sospechó y ha ignorado esa orden. Me he tomado la libertad de ordenarle que reposicione a nuestro barco y se quede oculto en esta cala de aquí. –Korverus señaló un punto en el mapa dentro de la zona conocida.- También que una cuadrilla del barco se encargue de empezar a recopilar madera, víveres y otros materiales para reemplazar los suministros que nos han robado.

- Eso es un revés considerable. Tenemos que buscar una nueva posición para establecer nuestra base definitiva o bien encontrar la forma de que nuestros nuevos vecinos se larguen a otra parte. Y establecer defensas y rutas de aprovisionamiento. Rishkar, ¿qué nos cuentas de los ogros?

El capitán de la guardia del castillo, encargado de vigilar el campamento provisional sacó un mapa dibujado a mano de la colina a una escala más grande. – Hemos formado un equipo con la mitad de la guardia del mar para vigilar el perímetro y a nuestros vecinos. De momento los ogros no nos han invadido nuestra zona pactada de la colina. Hacen sus propias batidas de reconocimiento pero de momento guardamos las distancias unos de otros sin hostilidades. Creo que se sienten en una posición más o menos igual de precaria que nosotros y parecen prudentes hasta que se sientan en una posición más firme. Nosotros por nuestra parte hemos construido algunas defensas menores aquí, aquí y aquí pero no podemos hacer mucho más.

- ¿Qué hay de los alrededores, Baral? – El gigantesco (para ser elfo) capitán de los caballeros retiró el mapa de la colina para volver sobre el mapa de la isla- explorar no es nuestro fuerte, pero hemos cartografiado a caballo las zonas más cercanas. No me he alejado demasiado porque somos pocos y no quiero arriesgarme a que mis hombres sean emboscados, pero hay considerables recursos naturales, caza y frutas para recoger.

- Me place. Una cosa más –añadió Lohad levantando el dedo- He hecho un dibujo del escudo de armas del pecho del explorador que vi. Quiero saber si alguno de vosotros lo reconoce.

El joven conde sacó el trozo de pergamino reutilizado (bien escaso estos días) y se lo mostró a sus capitanes. Baral lo miró durante un momento y levantó una poblada ceja. Su expresión se tornó adusta.

- Dibujáis como el culo, mi señor. Si vuestro padre os viera… - Lohad miró al capitán de la caballería que le contemplaba con una medio sonrisa sardónica, pero fue incapaz de contestarle a aquel elfo. Sentía demasiado respeto por aquel curtido militar que le conocía desde niño.- …pero sí, conozco ese emblema, es el de la casa Aguasraudas. Aenartes Aguasraudas es un maestro cazador que lleva unos 200 años exiliado de Elvenhome y que se le conoce por su reputación de mercenario. Ha luchado incluso con algunos clanes de elfos del sur por dinero. Se sabe que al menos, no es amigo de orcos, demonios o Varangurs. Un tipo duro, y sigiloso. Hábil con el arco. Conocí a su padre, luchó al lado del vuestro en algunas campañas. Él era un hombre de honor. Su hijo… no estoy tan seguro. Tened cuidado.

Tras meditar un segundo la información, Lohad volvió a hablar.

- Bien. Esto es lo que vamos a hacer. Korverus, selecciona a tres de tus mejores hombres y que sigan el rastro de nuestros suministros robados. Que recopilen toda la información posible y vuelvan, sobre todo quiero saber de cuántas fuerzas disponen y dónde está su base de operaciones. Déjales claro que no son hostiles, pero tampoco aliados. Que tengan el máximo cuidado.


Return to “Kings Of War”

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 1 guest

cron