La Conquista de Nuevo Reik - Escudos del Emperador (Imperio)

Foro para la campaña de Warhammer Reforged: La Isla Bruma
Vidente Gris Sleekit
Atalayo de Pro
Posts: 182
Joined: Fri Mar 23, 2018 11:36 am

La Conquista de Nuevo Reik - Escudos del Emperador (Imperio)

Postby Vidente Gris Sleekit » Fri Sep 13, 2019 12:16 pm

La llegada:

Sigmund descendió de la barcaza que le había acercado a la playa.

El Conde Otto Von Trenaden le había concedido el enorme privilegio de ser el primero en pisar Nuevo Reik, la nueva incorporación al poderoso Imperio del hombre, que el Emperador Karl Fran había decidido añadir a sus ya extensas tierras.

“Se precavido mi buen amigo Sigmund, y no dudes en eliminar cualquier oposición que encuentres en la Isla.

El mismísimo Emperador nos ha elegido para tomar esta Isla en su nombre y por Sigmar que no fallaremos. “

Esas fueron las palabras de su Comandante y así las cumpliría.

Hacía varios días se habían adelantado al resto de la flota con su rápido galeón, para iniciar la exploración y preparar un lugar seguro para el desembarco.

Aquella zona de la playa parecía despejada y les permitía una amplia línea de visión.

“Rápido cubrir el flanco izquierdo”, ordenó a sus fusileros. Si algo intentaba tomarles por sorpresa desde el bosque, recibiría una buena ráfaga de plomo.

Los Haflings se escurrieron prácticamente sin ser vistos y tomaron posiciones a su derecha, en unas rocas cercanas. Su capacidad para desaparecer era increíble, el Conde siempre confiaba en ellos para sus acciones de exploración y nunca antes le habían fallado.

Aquella Isla era extraña, un halo de misterio y oscuridad la cubría…., sus pensamientos se enturbiaron, su mirada se perdía en la espesura….

Un ruido lo devolvió a la realidad, botas de hierro pisando con fuerza la maleza, unas figuras pequeñas pero robustas se perfilaban en la lejanía.

“Enanos, señor!”. Gritó uno de sus hombres.

“Formación cerrada, arcabuces al frente y preparados para abrir fuego!!, esos tapones aprenderán a respetar las tierras del Imperio”.

La primera batalla por la Isla de la Bruma estaba a punto de comenzar….

Vidente Gris Sleekit
Atalayo de Pro
Posts: 182
Joined: Fri Mar 23, 2018 11:36 am

Re: La Conquista de Nuevo Reik - Escudos del Emperador (Imperio)

Postby Vidente Gris Sleekit » Fri Sep 20, 2019 8:42 am

Sigmund limpió su espada de la sangre enana, había sido una buena batalla, los enanos finalmente habían sido arrojados al mar de donde habían surgido.

Sus hombres seguían tensos en posición de disparo, los pequeños haflings habían recibido la orden de explorar todos los alrededores, debían asegurarse de que no había enemigos cerca, para empezar la construcción del puerto que su señor le había encargado.

"Todo despejado mi señor Sigmund!". Grito Beto Salchipapas, líder de los Glotones de Beto.

"Bien", pensó Sigmund, "empezemos a talar arboles, debemos tener preparado el muelle para el resto de nuestros compañeros, "Por Sigmar, que esta tierra será nuestra!!".

"Por Sigmar!!", gritaron sus hombres mientras comenzaban el arduo trabajo.

Vidente Gris Sleekit
Atalayo de Pro
Posts: 182
Joined: Fri Mar 23, 2018 11:36 am

Re: La Conquista de Nuevo Reik - Escudos del Emperador (Imperio)

Postby Vidente Gris Sleekit » Tue Oct 29, 2019 10:35 am

Tras la construcción del puerto de Sigmund Land, el Conde Otto dispuso una fuerza de exploración para iniciar la conquista de la Isla.

La vegetación era realmente densa, habían tenido que abrirse camino a base de ir aclarando todo el terreno, lo que había hecho el camino tortuoso y complicado. Al llegar a un claro, las fuerzas del Imperio se detuvieron, un extraño olor a sepultura les llegaba desde la distancia..., los exploradores haflings se adelantaron y pudieron comprobar que se trataba de filas y filas de No Muertos.

El odio natural del Sacerdote Ulrich Aplastacraneos impulso a las filas del Imperio a cargar sin miedo y con rapidez sobre las hordas No Muertas, pero estas extrañamente comenzaron a retirarse. "Malditas Criaturas de la Noche!, os aplastaremos con la fe en nuestro señor Sigmar!, cargarrrrr!!", espoleaba el sacerdote a los guerreros del Imperio.

"Deteneros Ulrich!!, algo extraño hay en estos seres", gritó el Conde Otto, pero la furia había embriagado a sus tropas y todo el ejército cargó sin más pensamiento.

La trampa se había cerrado, cientos de No Muertos aparecieron por todos lados rodeando a las tropas del Imperio. Los hombres aferraron con fuerza sus armas, cortaron huesos y carne putrefacta sin descanso, pero por cada uno que caía dos más ocupaban su lugar, no había victoria posible. Las tropas estaban cayendo a docenas, un ser horrible aparentemente una doncella que había sucumbido al beso de sangre, arrojaba cuerpos por todos lados con sus manos como simples armas.

Un toque sonó entre la Bruma, El Conde Otto había ordenado la retirada, no había victoria posible y no podía perder a más hombres.

Ulrich miro al Conde y comprendió su error, "Nosotros los contendremos", y los lanceros que lo acompañaban bloquearon el paso a las hordas No Muertas, mientras el resto del ejército huía en plena desbandada.


La hoguera crepitaba por las finas gotas que caían sobre ella, los hombres del Imperio miraban con ojos vidriosos a las llamas. Habían pasado por una experiencia brutal, docenas de sus compañeros arrastrados a una muerte perversa a manos de aquellos seres diabólicos.

El Conde Otto se encontraba junto a ellos, intentando levantar el ánimo, cuando un ruido se escucho en la puerta de la improvisada empalizada.

Cubierto de vísceras, aferrando con fuerza su martillo, y acompañado por un puñado de sus hombres, apareció el sacerdote de Sigmar, Ulrich Aplastacraneos. Con el semblante sombrío miro a los hombres allí reunidos, "Sigmar protege hermanos, hoy muchos han caído, pero gracias a nuestra fe en el Salvador del Imperio otros muchos han sobrevivido. Ánimo hombres!!, aún late con fuerza nuestro corazón, y pronto tendremos oportunidad de tomar nuestra justa venganza!. Por Sigmar!!". "Por Sigmar" gritaron los soldados allí reunidos.

El Conde Otto miro al Sacerdote y asintió. Aquellas palabras provenientes de un Sacerdote había inspirado más a sus hombres que cualquier arenga que el pudiera darles, habían sufrido mucho aquella mañana, pero sus almas estaban de nuevo repletas de valentía, los próximos días serían decisivos, seguían llegando más y más refuerzos a Nuevo Reik, y pronto podrían lanzar una auténtica campaña de conquista sobre la Isla.


Return to “La Isla Bruma”

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 1 guest

cron