Page 1 of 1

Campaña Narrativa: Souvenirs de Nehekara

Posted: Sat Oct 22, 2022 9:42 pm
by vaati
VISITA AL MUSEO

No soy dado a escribir, mi existencia se basa más bien en la lectura y en la memoria, en mi capacidad para atesorar y usar conocimientos, en indagar sobre antiguos poderes y buscar las claves para reutilizarlos en mi provecho.
Si, esa es la vida de un inmortal, ¡Pero qué vida! Frente al resto de la humanidad, vivo como un dios, cómo un dios en la tierra… y eso tiene sus limitaciones. Limitaciones que debo solventar sin importar el modo hasta que alcance el grado final que supere la noción de vida y muerte.
Y eso es lo que los demás no entienden. Perseguido por todos, marcado como un monstruo cuando -al menos algunos lo suficientemente sabios o poderosos- deberían estar apoyando mi búsqueda de conocimiento.
Yo, Longevus, criado por un gran sabio en los límites de esta insignificante mota en el tiempo que llaman Imperio, ha tenido que ir, desde la brutal muerte de mi antiguo benefactor hace muchos años huyendo de lugar en lugar mientras seguía buscando los conocimientos para lograr mi objetivo vital… perseguido por todos, insultado… ¡pero cada día más poderoso!
Hace años que quería visitar la ciudad arrasada por el bífido cometa, pero antes quería alcanzar los conocimientos atesorados en el lejano sur, en las desérticas tierras del antiguo Nehekhara, donde la muerte era en realidad el auténtico objetivo de la vida y donde los antiguos y sabios sacerdotes descubrieron los auténticos cimientos de la existencia.
Allí conocí a Hry-Whbt, antiguo sacerdote -hoy oculto-, conocedor de los más secretos ritos de Osiris. Una decepción. El personaje carecía de ningún poder, pero si tenía conocimiento de dónde podían encontrarse los sagrados manuscritos de la vida y la muerte, la fuente primigenia de la inmortalidad, y allí fui. Encerrado en un antiguo y oscuro subterráneo en lo más profundo del gran desierto -sentí, no… más bien sufrí, la fuerza de los auténticos dioses y tras el ofertar a cambio mi vitalidad pude acceder a los antiguos textos que garantizan la inmortalidad. Pero aún no he alcanzado a descifrarlos, y la clave se encuentra en una recóndita cámara de un palacio en Mordheim (hoy convertido en biblioteca y museo), cuyo antiguo dueño viajó por las recónditas tierras de Khemri, rapiñando todo tipo de cosas.
Finalmente, ya estoy en Mordheim. La mayor parte de la ciudad es un auténtico caos en el que puedo sobrevivir con cierta seguridad… seguridad, si, pero a costa de imponer mi fuerza sobre las bandas de forajidos y salteadores que pululan por las ruinas, de superar y derrotar a aquellos que quieren la muerte de la sabiduría tachando a los sabios de brujos, y a costa de aquellos que degenerados por los poderes del caos o por los efectos de los fragmentos del meteorito también buscan -a su manera- la inmortalidad a través de sus inferiores e inestables dioses.
Junto a Hry-Whbt he empezado a levantar a mi grupo de servidores a partir de los recuerdos que el antiguo viajero trajo de su viaje al sur. Nadie podrá detenerlos porque los miembros de mi grupo -mañana ejército- nunca se retiran, nunca duermen… y no tienen compasión, además, son fácilmente reemplazables con mis conocimientos. Mennom, mi escultura animada, los grandes guardianes de tumbas Horenheb e Inhotep y el resto de servidores sólo obedecen mis órdenes, y lo harán hasta el final de los tiempos (Si hay un final).

¡¡Temblad, estúpidos e insignificantes estorbos, el auténtico poder de la existencia ha llegado!!

No sé qué querrán los demás de él, pero su fuerza y vigor serán míos. He visto por las ruinas del palacio, ocultándose de todos a un joven bien vestido y seguro valiente (nadie en su sano juicio que no sea un valiente o un suicida vagaría solo por estas dependencias) … ¡Que oportunidad!

Diario de Longevus, primera anotación de su estancia en Mordheim.

Re: Campaña Narrativa: Souvenirs de Nehekara

Posted: Sat Oct 22, 2022 9:44 pm
by vaati
Segunda anotación del diario de Longevus
¡QUE MOLESTO ES VIVIR EN ESTA CIUDAD!

Llevo ya varias semanas en el abandonado y destrozado palacio que alberga la otrora impresionante biblioteca de Mordheim. Aquí, en los oscuros pasadizos y salas de almacenaje de los sótanos reina una paz solo rota por los crujidos del ruinoso edificio y por los alaridos de las más o menos diabólicas criaturas que pueblan los rincones más recónditos de las ruinas en cruenta lucha por sobrevivir un día más. Nada que me pueda afectar a mí y mis apenas humanos sirvientes.
Desgraciadamente, a menudo debo subir a la superficie, donde reina el caos más absoluto, en busca de información. A la ya cotidiana lucha entre bandas dedicadas a la búsqueda del favor de los dioses -sean los que sean- y de fragmentos del cometa se ha unido la búsqueda del inocente noblecillo que ha decidido que esta zona era la más adecuada para probar su valentía y virilidad. ¡Insensato! No lo he visto todavía, pero seguro que no será sino un montoncillo de quebrados huesos descarnados (aunque quizás así sirva mejor a mis propósitos).
Hoy he topado con una banda de mutantes criaturas dirigidas por otro hechicero. El no ha tenido fuerza -ni aunque fuera el mejor de los suyos podrá algún día acercase a mi poder- para doblegar a mis sirvientes, pero sus monstruosos sicarios si que habrían podido suponer un problema.
La lucha ha sido encarnizada. Si bien Horenheb y Inhotep han sido dejados fuera de combate -poco me ha costado reanimarlos con una silenciosa orden de mi mente- los monstruos también han probado el poder de mi magia y no dudo en que mi Mennon, mi coloso, hubiera acabado con alguno más de ellos y yo mismo hubiera probado mis cada día mayores y más letales habilidades.
Finalmente, he decidido que no valía la pena continuar allí arriba. Tan silenciosamente como hemos aparecido, nos hemos desvanecido entre las sombras a la seguridad del subsuelo. Los libros y antiguos códices que son mi más preciada compañía reclamaban mi atención. Espero que una temporada de paz me permita incrementar mis conocimientos, pero contemplando lo que es la existencia en esta ciudad, sin duda será una temporada extremadamente breve.
Nota: He finalizado el proceso de resurrección de un antiguo gran guerrero que pasara a partir de ahora y hasta la eternidad a convertirse en uno de mis privilegiados más cercanos. También he observado un fallo en el mágico devenir de la no existencia de Inhotep, su traumatizada mente a partir de ahora odia al mágister de esas diabólicas criaturas con las que nos hemos enfrentado ¿cómo es eso posible? (habrá que investigar lo que dice el antiguo Libro de la Muerte acerca de esa posibilidad.

Re: Campaña Narrativa: Souvenirs de Nehekara

Posted: Sat Nov 12, 2022 9:06 pm
by vaati
3ª ANOTACION DEL DIARIO DE LONGEVUS

A la caza de oportunidades

Hoy hemos hecho algo especial. Sé que el afán de conocimiento y poder entraña peligro y, ¡que no quepa duda a nadie!, estoy dispuesto a correrlos para alcanzar mis objetivos finales.
Hace unos días que Hry-Whbt, mi fiel e iluso aprendiz, me comentó que iba a pasar por delante de nuestra residencia camino de la plaza del mercado una caravana de esclavos. Pronto comprendí que habría mucho interés por esos esclavos y no todos estaríamos dispuestos a comprarlos.
La gente puede pensar que no tengo necesidad de carne fresca, de sirvientes vivos, y que si ya tengo todos los cadáveres momificados de la biblioteca para qué quiero atrapar vivos, ¿para qué me sirvan? No, realmente no necesito vivos. Ya tengo uno al que aguantar, alimentar y… enseñar. Pero mis sirvientes ya sean los que yo voy construyendo con mi habilidad o los que gracias a mis poderes puedo atraer desde su vida de ultratumba son… como decirlo… muy identificables. Y esos esclavos son humanos actuales, pobres, desgraciados, etc., pero al menos durante un tiempo, difíciles de identificar como sirvientes míos.
Así pues hemos emboscado a la caravana, pero mi fiel aprendiz olvidó indicar que toda una banda de asesinos del auténtico saber iba a escoltar a los esclavos.
En fin… cambio de objetivo. No voy a dar muchos detalles de la lucha. Ha sido total sobre la calle pocos han quedado vivos. Yo mismo he tenido que “desaparecer” acosado por varios de los cazadores de hechiceros. ¡Pero que gloriosa pelea! Mi fiel constructo Mennom haciendo uso de sus formidables cualidades ha acabado con todo aquel lo suficientemente estúpido para ponerse frente a él; Inhotep, mi guardian, ha dejado fuera de combate al líder rival, a quién sus hombres se han tenido que llevar (luego he sabido que ha sobrevivido, ¡no tendrá otra oportunidad!). Incluso mi aprendiz ha hecho su primera víctima gracias a los conocimientos que tenazmente le he transmitido. También ha habido bajas, mi último trabajo traído desde el “otro lado” no estaba preparado y ha sido desgarrado por uno de los chuchos que llevaban los malnacidos; y Horemheb, pues bueno, ahora es más feo que era. Pero nadie me arrebatará el orgullo de la victoria.
Ahora soy más fuerte, mi banda es más numerosa y mejor armada. Vamos hacia adelante y no “no tememos a la muerte”.

Anotación: El contacto con los totalmente humanos me debe estar afectando, cuando ya acabada la lucha el enemigo ha huido, quedaba en la calle un perrillo de los esclavistas, herido gemía mientras era dejado atrás. He ordenado a Mennom que lo trajera con nosotros. Una vez curado no se separa de mí. Malas Pulgas me ayudará a que mis enemigos se preocupen más antes de atacarme (¡insensatos!) y en casa me servirá para poner paz en mi colección de “huesitos”.

Re: Campaña Narrativa: Souvenirs de Nehekara

Posted: Thu Nov 24, 2022 11:58 pm
by vaati
INTENTO DESESPERADO

Hace unos días mi fiel e iluso Hry-whbt me contó que iban a ajusticiar a unos pobres humanos acusados nada menos que de brujería. No soy muy partidario de entrometerme en asuntos que no son de mi incumbencia, bastante tengo con mis estudios y experimentos, pero cabía la posibilidad de que alguno de esos pobres desgraciados realmente pudiera tener algún conocimiento interesante y además estaba seguro que la plaza se llenaría con una multitud de palurdos, alguno de los cuales me podía servir para iniciar un nuevo grupo de guardaespaldas, si podemos llamar así a algunos revividos totalmente sin cerebro.
Así pues, a la hora señalada acudí con mi gente a la plaza, y di la orden de avanzar hacia el cadalso donde iban a quemar a los desgraciados.
Cual sería mi sorpresa cuando por la parte contraria apareció cargando contra la muchedumbre un grupo de salvajes pieles verdes aterrorizando a todos. El factor sorpresa desapareció al instante y los enloquecidos aldeanos en su afán por huir de la plaza (pese a las órdenes del cazador de brujas y el sacerdote que presidían la “ceremonia”) se precipitaron contra mis muchachos que avanzaban. No solo eso, las mascotas de los pieles verdes, tres de las criaturas sin sentido denominadas garrapatos junto a algunos renacuajos verdes avanzaban por entre las casas para intentar rodearnos.
Di una rápida orden mental a Mennom, mi coloso para que junto con Cerbero (mi perro mascota) y Hry-Whbt cerraran el acceso trasero a la callejuela donde me encontraba y el resto nos dispusimos a acabar con los aldeanos que intentaban pasar sobre nosotros. Debo indicar que éstos se defendieron formidablemente, ayudados por lo nunca visto, un ballestero orco que no paraba de intentar con sus venables destrozar las osamentas de mis criaturas, llegando a abatir mis dos guardianes. Mientras tanto, atrás el coloso hacía de las suyas con los garrapatos, dejando a los (más tarde supe que se denominaban goblins) sin muchas ganas de unirse a la juerga.
Por mi parte, con el resto de mis guerreros pude salir a la plaza, donde dos de los presos ya estaban lo suficientemente quemados como para serme de algún de valor, conseguí alcanzar al tercero al que empecé a acompañar hacia la salida donde se encontraba mi retaguardia, pero descubrí… como ya esperaba que el desgraciado que iba a ser ajusticiado carecía de cualquier dote mágica que pudiera ayudarme.
En un acto de soberana magnanimidad por mi parte, le deje escapar (más tarde supe que podría tratarse del noble jovenzuelo cuya búsqueda esta trastocando la “calma” en la ciudad) y me escabullí entre las sombras. Los pieles verdes no merecen mi interés… de momento. Aunque quizás ese ballestero de portentosa puntería…


Nota para el periódico local

Ha sido encontrado sin vida el reportero del diario local Johannes”pluma rápida” Jones. Las fuerzas del orden lo encontraron cerca del antiguo edificio de la biblioteca, donde las malas lenguas dicen se ha aposentado un poderoso nigromante con sus sirvientes. Destacaron el gesto de infinito horror que reflejaba su rostro y que desconocen las causas de su muerte, aunque en el cuerpo encontraron heridas como de mordiscos de algún extraño ser.
En el bolsillo llevaba su última crónica, en la que decía entre otras cosas que había descubierto a un hechicero intentando cambiar el aspecto de un pobre perro hasta convertirlo en un horrible escorpión…
Pero claro, esto no puede ser sino una alucinación fruto quizás del trabajo nocturno que solía hacer el reportero. ¡quien en su sano juicio va a creer esa noticia!